sábado, 9 de enero de 2010

Según Chema

Al leer estas líneas del Gran Atleta Chema Martinez(para la Revista Runners de Enero de 2010) me sentí tan identificado que me gustaría compartirlo con todos:

Muchas veces vivimos y no nos damos cuenta de que estamos vivos, hay veces en las que hay que pararse a pensar qué es lo que buscamos en nuestras vidas, qué perseguimos. La experiencia que he ido recopilando durante todos estos años me ha hecho llegar a una conclusión: ¡ el dinero no lo es todo¡ Eso si he de decir que ayudar ayuda, pero reitero : el dinero no lo es todo y por mucho que te empeñes en tratar de conseguir el máximo posible, esa búsqueda al final te puede resultar vacía. Y hay veces en las que la conquista de lo material y esa forma de vida cómoda no te hace encontrar el sentido de la vida, y sigues sin llenar ese vacío que se provoca. Sin embargo, en otras ocasiones, y no sabes muy bien el porqué, te sientes bien, feliz, con ganas de hacer cosas, es decir, te sientes vivo. Curiosamente creo que el mundo del deporte te aporta ese tipo de experiencias y sensaciones, no tiene por qué ser una competición que ganas, o un buen resulta, sino que simplemente el hecho de salir a correr, sentirte libre, abrir tu mente y cuidar tu cuerpo, hacer que explores y entiendas los mecanismos de tu cuerpo y seas capaz de ver el mundo en el que vives con unas lentes distintas. Otras veces salir a correr funciona como terapia, un día duro de trabajo, un día en el que no has parado y estás saturado de todo, una pequeña discusión con amigos o familia, el stress provocado por diferentes cauas que te haces estar irascible… o simplemente que llevas un día torcido, simplemente eso. Pues bien, para estos casos no hay nada mejor que salir a despejarte marcándote unos kilometrillos. Os puedo asegurar que después de esos kilométros todo se ve desde una perspectiva diferente, lo que te parecía negro se vuelve gris y lo que tenías en la cabeza dándote guerra todo el día parece que se esfuma de manera milagrosa, no se explicar el motivo pero esto ocurre, o al menos a mí me pasa. Dicen que dos no discuten si uno no quiere, pues bien, yo nunca quiero y hago como los cobardes, salir corriendo siempre que me encuentro en este tipo de estados, y también se dice que no discutir adelgaza, así que ésta también es otra buena excusa. Bueno para no faltar a la verdad tengo que decir que salgo todos los días y no una sino dos veces, así que no sé si será por eso o no pero siempre o casi siempre estoy y me gusta estar de buen humor. Conclusión : ¡ Todos a correr¡

60 minutos suaves en compañia de Pazito (11 Km aprox). En los últimos 10 minutos reaparecen las molestias en el gemelo derecho. QUE LADILLA ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

2 comentarios:

carles aguilar dijo...

Por casualidad he visto tu blog y el comentario de Chema y, aunque no es nada nuevo, realmente está en lo cierto y suscribo plenamente sus palabras...
A veces correr no soluciona el problema, evidentemente, pero te ofrece la capacidad de verlo desde prespectivas diferentes, con otros ojos y otro estado de ánimo...

Saludos..!!

Cheo Meza Morales dijo...

Hola Correlega : Por ahi hay quien dice que "el que canta sus males espanta", nosotros diriamos "el que corre de sus males espanta".